Vivimos en una sociedad excesivamente estresante. El trabajo, la familia, las obligaciones y responsabilidades personales. Apenas tenemos tiempo para nosotros mismos, lo que se traduce en niveles de estrés y ansiedad por las nubes. Hay un sinfín de técnicas que nos pueden ayudar a relajarnos, y la aromaterapia es una de ellas.

Consulta nuestro Curso en Aromaterapia Avanzada para Spa y no dejes escapar la oportunidad de ampliar tus conocimientos estéticos.

¿Qué es la aromaterapia?

La aromaterapia es una terapia alternativa empleada desde hace miles de años, y se basa en el uso de aceites esenciales de las plantas con fines medicinales. Los aceites esenciales son sustancias químicas presentes en las plantas, y son las que producen su característico olor. Estos aceites se pueden encontrar en las hojas, las flores, los frutos y semillas, raíces y en la corteza. Los egipcios, griegos y romanos, entre otros, ya utilizaban la aromaterapia con fines curativos y terapéuticos. De todos modos, esta práctica no forma parte de la medicina tradicional.

Existe una relación entre lo que olemos y nuestro estado anímico. Cuando un olor entra por la nariz y estimula los nervios olfativos, se envían señales químicas al cerebro, concretamente al hipotálamo y  al sistema límbico. Este último se encarga de regular las emociones básicas. Por ello, dependiendo de qué aceite olamos, la sensación podría ser relajante o estimulante. De la misma forma que un olor nos puede traer recuerdos positivos o negativos, actúan los aceites esenciales.

Entre los beneficios de la aromaterapia, destacan sus propiedades analgésicas y antioxidantes. Además, es un buen complemento en tratamientos para sanar infecciones, desequilibrios del sistema inmunitario y alteraciones del sistema nervioso. Por otra parte, ayuda a combatir el estrés y el insomnio y ayuda a reducir la ansiedad.

Aromaterapia para reducir el estrés

Como hemos comentado anteriormente, la aromaterapia puede ayudar a relajarnos y a reducir los niveles de estrés provocados por el frenesí de la rutina diaria. Hay algunos aceites esenciales con propiedades muy beneficiosas, aquí van algunos.

  • La lavanda actúa como sedante y antidepresivo natural. Armoniza nuestras emociones y se recomienda en estados de cansancio físico y mental, ya que ayuda a liberar tensiones.
  • El enebro descontamina y ayuda a aquellas personas con profesiones o estilos de vida que desgastan nuestra mente y nuestro cuerpo.
  • La hierbaluisa es un potente calmante y resulta muy útil en casos de angustia, ansiedad y depresión.
  • La manzanilla romana se recomienda a personas muy sensibles o hipertensas a las que les cuesta conciliar el sueño.
  • El romero estimula el sistema nervioso y mejora nuestra atención, memoria y concentración. Además, se le atribuyen propiedades beneficiosas para aliviar dolores de cabeza.

Los aceites se utilizan mediante masajes, especialmente cráneo faciales o en la espalda, baños aromáticos o difusores eléctricos. Además, también se pueden utilizar a través de la inhalación o a modo tópico sobre la piel.

La forma más sencilla, sin embargo, consiste en verter unas gotitas en un pañuelo y aspirar su esencia. Al oler los aceites, las moléculas inciden directamente en el sistema nervioso, produciendo un efecto inmediato. De esta forma, puedes aplicar la aromaterapia en prácticamente cualquier lugar. También puedes agregar unas gotas de esencia en el agua del baño, para finalizar el día de forma relajada. No te excedas en la cantidad de gotas que eches, con 5 o 6 gotas hay suficiente.

¡Esperamos que pruebes esta terapia alternativa natural y nos expliques cómo te has sentido!