El lenguaje de la comunidad sorda en España data de finales del siglo XVI, cuando un monje decidió enseñar a niños y niñas con sordera a comunicarse entre ellos mediante la lengua de signos. Aunque en realidad, es mucho más antiguo de lo que a priori podríamos pensar. De hecho, recientemente se han encontrado escritos de Platón de hace más de 2500 años donde hace referencia al lenguaje de gestos que usaban las personas sordas de la época.

Si te gustaría saber más sobre la lengua natural de las personas sordas, no te pierdas nuestro post de hoy y echa un vistazo a nuestro Curso en Lenguaje de Signos, una formación 100% online y a distancia, con tutor personal y con la que podrás conocer un poco más a la comunidad sorda y sus interrelaciones. 

 

Lengua de signos y comunidad sorda

A día de hoy, hay más de un millón de sordomudos o personas que cuentan con alguna discapacidad auditiva en nuestro país y que utilizan la lengua de signos española para comunicarse y relacionarse con otras personas. Sin duda, es un método comunicativo que utilizan millones de personas en todo el mundo. Y es que no sólo es propio de la comunidad sorda sino que también es utilizado y aprendido por familiares y amigos, jóvenes que quieren formarse como intérpretes o personas que desean enriquecerse de esta cultura única y repleta de curiosidades. 

 

¿Cómo se representan los signos?

La comunidad sorda conforma una minoría lingüística y sociocultural y la lengua de signos es el elemento de cohesión en este grupo. Sus características más importantes son el uso de la visión y los gestos frente a la lengua oral, el uso de las manos, los brazos, el tronco y el rostro como medio de comunicación y el uso de la palabra como signo. 

La articulación de signos está constituida por 8 parámetros diferentes, veamos a continuación cuáles son:

  • Toponema:

Se trata de la zona de signado o el lugar dónde el signante gesticula. Este espacio abarca lo que se denomina espacio neutro, es decir, la zona comprendida entre la cintura y el cuello así como los laterales hasta donde llegan los brazos estirados. En la actualidad, existen alrededor de 25 toponemas distintos. 

  • Prosoponema:

Son los componentes no manuales y es lo que conocemos como expresión facial o los distintos movimientos que hacemos con la boca y las expresiones de la cara.

  • Queirema:

Es la representación de la configuración de la mano y sirve de complemento con otros puntos de vista que el espectador no puede ver. 

  • Queirotropema:

Va de la mano del anterior y hace referencia a la orientación de la palma de la mano.

  • Kinema:

Se refiere al movimiento de la mano, el cual puede ser recto, circular, en arco quebrado etc. Dependiendo de las partes del cuerpo que intervengan en el movimiento, tendremos un movimiento simple o bien, un movimiento compuesto. A día de hoy, en el lenguaje de la comunidad sorda podemos distinguir hasta 18 kinemas diferentes.

  • Kineprosema:

En relación a la dirección del movimiento de la mano. En la actualidad, existen hasta 6 tipos de kineprosemas distintos.

  • Esquedema:

Es el rasgo que se refiere al plano en el que se sitúa el signo respecto al signante.

  • Haptonema:

Es el punto de contacto de las manos con el cuerpo del signante.