La inteligencia de negocio surgió originalmente en la década de 1960 como un sistema de intercambio de información entre organizaciones. Más adelante, se desarrolló con modelos informáticos para la toma de decisiones y convertir los datos en información. En la actualidad, la Business Intelligence (BI) prioriza el análisis flexible de autoservicio, los datos gobernados en plataformas confiables, la velocidad para obtener información, etc. Si quieres saber cómo funciona y por qué es importante dentro del mundo empresarial, ¡sigue leyendo! Además, si quieres mejorar estas habilidades, te recomendamos nuestro Curso Actualización en Inteligencia Emocional.

¿Qué es la inteligencia de negocio?

La inteligencia de negocio es el conjunto de procesos y tecnologías que se encargan de facilitar la obtención rápida de datos. Estos datos, que provienen de los sistemas de gestión empresarial, se analizan e interpretan. De esta manera, se pueden tomar decisiones acertadas y obtener más conocimiento para el negocio.

El éxito de una empresa depende también de la correcta toma de decisiones. Para poder llevar esto a cabo de la mejor manera, la inteligencia empresarial es una opción acertada. Pues permite transformar la información en conocimiento, ayudando y facilitando la toma de decisiones basada en los datos. Gracias a esta visión integral, se puede impulsar el cambio, eliminar las ineficiencias y adaptarse rápidamente a los cambios del mercado.

¿Cómo funciona?

Las organizaciones y empresas se responden sus preguntas haciendo un seguimiento del rendimiento, en relación con sus objetivos. Es decir, recopilan los datos necesarios y los analizan para alcanzar dichos objetivos. Por lo hace que la parte técnica, los datos que no han sido procesados, se guardan en los almacenes de datos. Y, una vez guardados, los usuarios pueden acceder a ellos para iniciar el proceso de análisis y responder las preguntas de negocios.

¿Por qué es importante la inteligencia empresarial?

En todas las partes de un área de una compañía podría aplicarse la inteligencia empresarial. Por ejemplo:

  • Producción: serviría para recopilar datos estadísticos, es decir, líneas de producción o la rotación de inventarios.
  • Logística: se podría controlar los envíos o los pedidos.
  • Finanzas: se controlaría el big data con informes (gastos, costes, impuestos, etc.).
  • Ventas: se usaría para monetizar los datos de los clientes y del producto.
  • Marketing: sería útil para analizar las tendencias en venta. También para las redes sociales y los clientes, segmentar el mercado potencial, entre más posibilidades.

Ventajas

Utilizar este método es muy positivo para una empresa ya que ofrece infinitas ventajas. Por ejemplo:

  • Identifica las maneras de aumentar las ganancias.
  • Proporciona puntos de referencia de rendimiento y de la competencia para que la organización funcione de manera más eficiente.
  • Analiza el comportamiento del cliente a través de correo electrónico u otro canal.
  • Compara datos con los competidores.
  • Rastrea el rendimiento.
  • Identifica las tenencias del mercado para aumentar las ventas o los ingresos.
  • Descubre inconvenientes o problemas.
  • Se mejora la eficacia, ya que se optimiza líneas de trabajo y operaciones diversas.
  • Mayor profundidad en el análisis de la información.